Una de las consultas más realizadas está relacionada con el alojamiento: en qué barrios conviene parar, si es mejor hacerlo en hotel o departamento, qué cósas tener en cuenta,etc. En este artículo voy a intentar ayudarlos con mi punto de vista sobre este tema, basado en las experiencias de viaje.

Este artículo está dividido en tres segmentos:

  • Recomendaciones a tener cuenta cuando se elige un hotel. 
  • Los Barrios recomendados para alojarse. 
  • Pros y contras de alquilar un departamento

 

RECOMENDACIONES PARA ELEGIR UN HOTEL

 

  • Ubicación y acceso: uno de los puntos más importantes es chequear que el hotel tenga una estación de subterráneo como máximo a 3 cuadras de distancia. Si bien New York es una ciudad que se camina muy intensamente, tener el metro a mano les ayudará a ahorrar tiempo, tener más flexibilidad para ir a distintos puntos de la ciudad y hará todo mucho más fácil. Cuando uno sale del hotel, a la mañana, tiene toda la energía para recorrer esta maravillosa ciudad, pero al final del día la situación es inversa: suelen estar llenos de bolsas de las compras, con las piernas agarrotadas, la mochila o cartera…y la diferencia entre una estación cerca o lejos se transforma en esencial.

nyc_wifi1_1020_large_verge_medium_landscape

Servicios:

  • Desayuno: siempre intento buscar hoteles que ofrezcan desayuno. Son los menos, pero hay buenas opciones a precios razonables y este es un diferencial fundamental para nuestra estadía. Despertarse y poder disfrutar de un buen desayuno nos da energía para encarar las largas caminatas y no hará que estemos muertos de hambre al poco tiempo.
DT_brkfstbuffet02_17_677x380_FitToBoxSmallDimension_Center
Traten de buscar hoteles que incluyan desayuno.

 

  • Wifi: si bien hoy parece una obviedad, se sorprenderán con la cantidad de hoteles que no ofrecen Wifi gratuito en las habitaciones. Y cuando uno llega por la tarde o noche, este servicio es fundamental para ponernos en contacto con los seres queridos, planificar el día siguiente, hacer alguna reserva o tan sólo compartir con familia y amigos las fotos de nuestra travesía
  • Compras online: Es bastante común que aprovechemos a realizar compras por internet y mandarlas a nuestro hotel, para que nos esperen a nuestra llegada. Algo que no se suele tener en cuenta – pero que es una práctica que se va extendiendo – es cobrar un monto por cada paquete que el hotel recibe. Los precios pueden variar según el tamaño y la cantidad – como suele hacer mi mujer – y pueden encontrarse con un costo que no habían contemplado en su presupuesto.
  • Temporada: la sugerencia es obvia pero efectiva. Hay que buscar y comparar. Muchas veces nos recomiendan un hotel porque algún amigo o familiar fue y le resultó bueno y barato…pero los precios cambian mucho según la época del año, el grado de ocupación y hasta los eventos que tenga New York en esa semana. Un mismo hotel en una semana cualquiera no tendrá el mismo precio que durante el torneo de tenis US Open. De enero a marzo (temporada fría a fresca) o julio y agosto (calor) suelen presentar las mejores tarifas.

 

  • Tipos de tarifa: Pueden buscar ofertas en sitios muy populares como Booking.com, Tripadvisor, Hotel.com o similares. Allí, si ya se han decidido por un hotel, pueden optar por pagar la tarifa con anticipación y de esa manera obtener un mejor precio (que puede llegar a ser de un 30% menor). La contrapartida de esto es que si llegan a cancelar dicha reserva pueden perder una gran parte o la totalidad del pago. SI embargo, la diferencia puede ser importante. Por el contrario, si aún no están del todo convencidos, pueden optar por pagar a su llegada, en ofertas que incluyen una política de cancelación que les permitirá dar de baja la reserva poco antes de llegar sin sufrir ninguna penalidad. Lo que yo suelo hacer es usar esta última modalidad – hacer una reserva en alguno de los hoteles que me haya interesado – pero sigo buscando hasta 1 semana antes de mi viaje. Muchas veces los hoteles que tienen habitaciones disponibles suelen sacar ofertas especiales para sus habitaciones a medida que se acerca la fecha. Y lo hago una semana antes de llegar porque ese es el tiempo de anticipación que uso para hacer mis copras online. Sólo les recibirán los paquetes si tienen una reserva.
Picture5
Tengan en cuanta las condiciones de cancelación
  • Reviews: si van a optar por un hotel que no conocen, las revisiones que hacen los viajeros que se alojaron allí resultan fundamentales. Sitios como booking.com, o triadvisor.com tienen una gran cantidad de usuarios que dejan sus comentarios. Más allá de los detalles específicos de cada experiencia – que al final del día terminan siendo subjetivos y pueden no ser generales – lo que realmente cuenta es el promedio que dan a ese lugar. Pueden ver el puntaje otorgado en promedio a varios aspectos fundamentales: limpieza, servicios, habitación, etc. Resulta un aspecto importante sobre todo con hoteles antiguos que no han sido remodelados. Y recuerden que en New York el espacio es poco y caro, así que las habitaciones suelen ser pequeñas.

Picture1

Picture2

  • Tip para arriesgados: para aquellos con nervios de acero y que no tienen problema en esperar hasta último momento para conseguir un alojamiento, pueden bajarse la aplicación de hoteltonight.com donde se pueden encontrar habitaciones disponibles a último momento y a precios excelentes, pero para esa misma noche o la noche siguiente. O también pueden probar www.hotwire.com, donde pueden buscar hoteles con importantes descuentos pero la página no revela el nombre del alojamiento hasta que lo hayan reservado. Les da la zona donde el mismo está alojado y características generales como estrellas, servicios básicos o tipo de información.
Screenshot_2016-06-23-11-27-47_resized_1
Hoteltonight.com App
Picture3
Hotwire, para buscar ofertas secretas por zona

 

Recuerden que a la tarifa que publican los hoteles, hay que agregarle una tasa del 14,75% de impuestos.

Los Barrios

Como solemos repetir, New York es una ciudad bastante segura en general, tanto de día como de noche. Piensen que es una de las ciudades más vigiladas y monitoreadas del mundo. Sin embargo, como todo centro urbano de gran tamaño y densidad de gente, no está exenta de actividad delictiva. Por eso, hay muchos barrios que ofrecen buena oferta hotelera y de transporte y nos da la seguridad de poder movernos en cualquier horario sin miedo. A continuación, un rápido repaso por las zonas que aconsejo parar y aquellas que suelo evitar

  • La amplia zona de Midtown sin dudas es un lugar que concentra una gran cantidad de hoteles y estaciones de metro. Dentro de este espacio, la intensidad del movimiento de gente puede variar – según sus gustos. La zona de Times Square presenta la ventaja de estar en el corazón de NY y concentra muchas estaciones de subterráneo, pero el movimiento continuo de gente puede terminar abrumando. Sin embargo, es EL lugar si quieren vivir la intensidad de la ciudad, sus luces, su movimiento, su locura.
HH_exteriorview_675x359_FitToBoxSmallDimension_Center
Times Square, el ombligo del mundo
20160611_115528
Por el ruido de Times Square, las habitaciones del Hilton comienza en el piso 20…con estas vistas
  • Siempre dentro de Midtown, las zonas cercanas al Empire States, Penn Station o Flat Iron son un poco más tranquilas (comparada con Times Square todo es más tranquilo) pero sigue manteniendo buena infraestructura de transporte, al tener varias líneas de metro que recorren esta zona. Además, tienen muchas opciones de restaurantes, bares o terrazas para aprovechar y continúa estando en una posición central para ir a cualquier atractivo turístico.
baed19632835c523c37a53c00602f21683e69ba2+1004++0+60
La zona del Flatiron, buena opción para alojarse
  • El Upper East Side es un lugar residencial con un alto nivel adquisitivo, con lo que si el presupuesto les da para alojarse en un hotel o departamento allí, sin dudas encontrarán tranquilidad y un barrio que derrocha clase. Claro que por allí tendrán menos estaciones de subte, ya que la única que viaja de Norte a Sur es la Línea 4, 5 y 6. Lo mismo sucede en el lado opuesto del Upper West Side. Zona tranquila que brinda alojamiento algo más económico
UES-1
Las calles del Upper East Side y su glamour
  • Chelsea, SOHO o Greenwich Village son excelentes opciones para escapar un poco a la New York avasallante y de los rascacielos. Si bien la gente en Manhattan aparece por cada rincón como hormigas, estos lugares tienen sus ritmos propios y características más barriales, con suficientes opciones para comer, beber o recorrer.

 

  • No suelo recomendar la zona de Chinatown o Little Itally (que cada vez es más “Little” por el avance de la cultura asiática) para alojarse porque al ser zonas muy comerciales tienen un movimiento caótico de día, pero de noche puede resultar atemorizante y algo oscuro. Repito que esto no significa que sea inseguro, pero como gusto personal no suelo incluirlo en las zonas en las que iría.

 

  • Finalmente, Dowtown ha tenido un boom increíble en los últimos años, después de la depresión que contagió al barrio luego de los atentados del 11S. Se inauguraron centro de distribución de pasajeros, nuevos edificios, y ha ido cobrando mayor vida con restaurantes y pubs que se establecieron en la zona y brindan buenas alternativas en horarios no laborales. Sin embargo – y siempre en pos de “hilar fino” – parecieran estar algo lejos de muchas de las atracciones que van a visitar durante su estadía y trasladarse desde y hacia el hotel puede llevarles más tiempo, combinaciones y energía, que por mi experiencia es algo que después de caminar la ciudad es algo que aprenden a valorar mucho. Y por ser una zona con gran actividad de oficinas, por las noches puede bajar sensiblemente la cantidad de gente en las calles.

 

  • Algo similar podría decirse de Brooklyn, aunque aquí tengo que hacer una fuerte salvedad. Considerado el nuevo Manhattan fuera de Manhattan, este barrio ha experimentado un crecimiento abrumador en los últimos años y cuenta hoy con tantas opciones que es parte indispensable de cualquier visita a New York. Probablemente encuentren mejores precios allí que en la isla, lo que les permitirá acceder a algo mejor al mismo precio que conseguirían algo de menor categoría en la vereda de enfrente. Sin embargo, si su agenda transcurrirá principalmente en Manhattan, puede ser tedioso el ida y vuelta hasta Brooklyn cada día. Imaginen que terminaron de recorrer la ciudad y quieren darse un baño para salir a comer en algún restaurante de Midtown…la sola idea de tener que dedicar 30 minutos a ese trayecto puede hacerlos desistir del programa. Sin embargo – y aquí es donde viene la aclaración – cada vez más viajeros – sobre todo los que regresan nuevamente a New York – eligen alojarse en este barrio. Allí hay mucho para ver y disfrutar, de día o de noche, con una fuerte movida cultural y gastronómica. Pero si es tu primer viaje…nada como dejarse llevar por la energía de New York, sus luces y su torbellino de gente.

new-york-hotel-oneun-newyork-guestroom

¿Hotel o departamento?

De la mano de algunos sitios como www.airbnb.com el alquiler de departamentos ha tenido un crecimiento impresionante. En esta plataforma, los dueños de estas propiedades las ofrecen a los turistas, pero el éxito de esta plataforma radica en la capacidad de revisar y chequear el perfil del dueño y del departamento, a través de fotos (que incluso son verificadas por Airbnb), reviews de otros usuarios, link con el perfil de Facebook, consultas directas o la capacidad de pagar con tarjeta de crédito o PayPal. Pueden usar filtros de búsqueda por precio, barrio o características para encontrar lo que mejor se adapte a sus gustos y posibilidades, y una vez que se reserva, se ponen en contacto con el dueño para coordinar la entrega de la llave y recomendaciones generales.

Picture4

Quienes buscan esta alternativa intentan sentirse más parte de New York, “vivir” la ciudad como un local, con sus propios tiempos y rutinas. Además, en general podrán encontrar buenas opciones a mejores precios que un hotel y sin dudas les permite ver la ciudad con otros ojos.

La mayoría de estos departamentos suelen tener ropa blanca (sábanas y toallas) y siempre chequeen que además ofrezca algunos productos básicos –que normalmente descuentan en cualquier hotel – como shampoo, crema de enjuague, gorra de baño o secador de pelo.

El hecho de tener cocina y heladera puede ser un elemento que los ayude a ahorrar en alimentos, ya que podrán hacer una compra en el supermercado y tener buenos desayunos o ricas cenas que en cualquier restaurante les consumiría una mayor cantidad de dólares.

Es además una excelente alternativa si van en familia, ya que pueden acomodarse dentro de los ambientes (siempre respetando el número máximo permitido) a un menor precio que si tuvieran que alquilar más de 1 habitación.

View-of-the-New-York-City-Skyline-from-the-apartment
Un departamento con una vista especial

Si tuviéramos que buscar puntos negativos frente a los hoteles, podríamos destacar que estos alojamientos no cuentan con algunos servicios básicos de un hotel: limpieza diaria, cambio de ropa blanca, servicio a la habitación o cocinas para encargar comida o bebidas. Incluiría además que los hoteles presentan una mayor seguridad (al tener personal dedicado) que en los departamentos particulares. Adicionalmente, si encuentran algún problema en el cuarto, o algún servicio no funciona de la manera correcta, siempre pueden pedir un cambio de habitación y tienen con quién quejarse, aunque la respuesta que se da variará según la cadena hotelera y el humor de quien los atienda. Finalmente, no olviden chequear si el departamento tiene ascensor, ya que hay muchos que no los tienen, y si están en pisos altos se verán obligados a subir y bajar cada día, además de requerir un esfuerzo extra con las valijas a su llegada y partida.

Entiendo que alquilar un departamento pueda llenarnos de interrogantes, y nos haga desconfiar de lo que vemos en las fotos. Pero también es cierto que sucede lo mismo con los hoteles (a excepción de los de 5 estrellas, claro) donde muchas veces un hotel de renombre presenta habitaciones viejas o deterioradas, o un mismo hotel puede tener distintos cuartos que varíen en su calidad, limpieza o servicios.

El departamento es una linda aventura, un condimento extra a la adrenalina propia de visitar New York. Es intentar mira la ciudad con otros ojos, saliendo por un minuto de la locura en la que nos sumerge la ciudad y tratar de captar sus momentos, sus instantáneas, su gente y su ritmo. Por eso, la respuesta de si conviene un hotel o un departamento es algo que cada uno debe responderse, de acuerdo a sus intenciones, presupuesto, capacidad de adaptación y ganas de vivir nuevas experiencias.