IMG_2083

Tengo que admitir que si bien soy fanático de ver la ciudad desde las alturas, soy poco propenso a pagar tickets de entrada a cualquiera de los rascacielos que lo ofrecen. Creo que existen muchos puntos gratuitos que nos dan la posibilidad de admirar NY desde arriba.

Sin embargo, cuando leí sobre la inauguración del One World Observatory en 2015, tengo que confesar que me atrajo de manera inmediata. Las razones son muchas: el valor emocional de estar en el mismo sitio donde estaban las Torres Gemelas, la ubicación estratégica que permite vistas despejadas y el uso de tecnología asociada. Y cuando pude visitarla poco tiempo después, debo admitir que mi apuesta resultó mejor de lo que esperaba.

Lo primero que recomiendo hacer es sacar el ticket a través de la web https://oneworldobservatory.com/. El ticket regular de adulto (de 13 a 64 años) sale US$32 y uno tiene que establecer un horario de ingreso. Lo idea es visitarlo durante la semana, que tiene algo menos de asistencia que los fines de semana. Hay algunos precios especiales: chicos (6 a 12 años) a $26, Senior (+65) $ 30 y los chicos menores de 5 años no pagan entrada.

Lo que nos permite tener el ticket con anticipación es agilizar nuestra llegada. Como en la mayoría de las atracciones en New York – y especialmente en una nueva – vamos a encontrar cola. Nuestra espera fue bastante corta (seleccionamos a las 10:30 para comenzar nuestro día en este punto) y lo hicimos luego de visitar el 9/11 Memorial, con sus grandes piletones que recuerdan las bases de las Torres Gemelas. Ya desde la entrada se puede advertir la estricta seguridad que tiene el edificio, incluyendo scanners como en un aeropuerto.

Mientras estamos parados afuera del edifico y miramos hacia arriba, podemos ver que su diseño le da una perspectiva en forma de pirámide, con la parte superior apuntando hacia el cielo, y al más allá. Este detalle, sumado a los 1.776 pies de altura que tiene la construcción (año de independencia de Estados Unidos) nos comienzan a empapar con todo el significado que quisieron dar a esta construcción.

IMG_2088

IMG_2080

Cuando ingresamos, lo primero que veremos es el hall de entrada, y un gran mapa interactivo, que nos muestra la cantidad de visitantes que visitaron el One World Observatory, y de qué nacionalidades son. En seguida, y de camino a los ascensores, pasaremos por la sección que se denomina “Voices and Foundations”, una serie de pantallas que nos acercan los testimonios de los que participaron en su construcción.

IMG_2090

Así finalmente llegamos a los ascensores, y con cierta ansiedad esperamos que nos indiquen el nuestro. Todo es muy organizado, como siempre. Una vez adentro, tendremos una de las primeras – y gratas – sorpresas. Además de subir 102 pisos en 60 segundos (nuestros oídos pueden llegar a sufrirlo), todo el interior del ascensor está cubierto de pantallas de LED, que nos irán proyectando la evolución de la ciudad de NY desde sus inicios rurales hasta la actualidad, agregando edificios y urbanización con el correr de los años, y siempre desde la perspectiva de nuestro ascenso. La proyección termina con la llegada al piso 102 con un alto grado de realismo.

Pueden ver un video del trayecto en ascensor en este link del NY Times: Click Aquí

Una vez afuera del elevador, nos encontramos con una tenue luz, casi como si jugaran con nuestra ansiedad por ver aquellas magníficas vistas. Enseguida, un video de 2 minutos con íconos e imágenes de la ciudad que nos muestran su ritmo vertiginoso. Sobre el final, las pantallas se abren y – entre suspiros de sorpresa y admiración – podemos contemplar la ansiada vista.

IMG-20150820-WA0022

A continuación somos invitados a bajar 2 pisos, que es donde el Main Observatory en si está ubicado. Allí veremos cualquier punto de New York desde una plataforma de 360 grados. Poco puedo decir sobre aquellas postales sin caer en una adjetivación exagerada, que harían avergonzar a mis profesores de comunicación. Hay que estar allí para sentirlo. El rio, la estatua de la libertad, el cúmulo de edificios que se amontonan como Legos, las zonas más bajas, la sensación de pequeñez y la inevitable admiración por lo que el hombre es capaz de construir.

IMG_2092

IMG_2101

IMG_2108

IMG_2102

Sin límite de tiempo, uno puede exlporar lo que desee y sacar mil fotos y selfies como para intentar guardar algo de lo que sentimos. Cuando visité el Observatorio era un día despejado, lo que nos permitió forzar nuestra vista hasta el último rincón. Imagino que la experiencia al atardecer deber ser inolvidable también.

Además de la infaltable tienda de recuerdos, también podemos alquilar una Tablet por unos US$15 adicionales. Este servicio (llamado One World Explorer) nos permite “escanear” la vista que tenemos en ese momento, y conocer más detalles sobre algunos de los edificios que se ven. Además, hay 3 opciones gastronómicas, incluyendo un Café, un lugar para cocktails y One Dine, el restaurante del piso 101 que admite reservas para una velada admirando la ciudad (se reserva usando Open Table).

Desde mi punto de vista, esta atracción pasó a ser un “must” de New York, en una postal que fácilmente terminará como fondo de pantalla de tu compu o como foto de perfil de tu Facebook.

IMG_2097