En uno de los viajes que realizamos junto a un grupo de amigos, decidimos sorprender a nuestras mujeres con una sorpresa que se adapte bien al glamour que New York transpira, pero principalmente que se ajustara a nuestro presupuesto. Y así decidimos que una limousine – esas de las películas, largas y señoriales – nos buscara por algún punto de la ciudad.

Reservamos una mesa para comer en un buen lugar, junto al rio Hudson. Nos vestimos bien para la ocasión y las chicas estaban ya felices con ese programa.

Desde antes del viaje, hice una amplia búsqueda por distintos proveedores de limousines que hay en Manhattan para conocer servicios y precios. La oferta es muy grande, pero a medida que leía la experiencia de los usuarios, más descubría que muchos de estas empresas no cumplían con lo pactado o los autos estaba sucios o poco cuidados.

Después de mucho buscar, me decidí por Luxor Limo & Car Service. En la página pueden seleccionar el auto y hasta hay un chat online donde pueden hacer consultas.

Entre las distintas opciones, nuestra idea es dar una recorrida nocturna por las calles de New York, sin un rumbo fijo, pero pasando por los lugares más emblemáticos. Para eso, alquilamos una limo para 8 personas (Black Lincoln MKT Stretch Limo), con un recorrido de 2 horas (los fines de semana en general el mínimo es de 3hs) y nos salió US$261,97, incluyendo impuestos, tip y todo tipo de gastos. Como éramos 4 matrimonios, cada uno tuvo que pagar $65!

La limousine incluía hielo, bebidas sin alcohol y nos permitían llevar nuestras bebidas alcohólicas (Champagne Pommery que compramos en el free shop cuando salimos).

IMG_2251

Solo tuve que dar la dirección y horario donde nos pasarían a buscar, junto con un teléfono de contacto y pagar con la tarjeta de crédito. Cuando faltaba media hora para el horario de pick up, me llegó un mensaje de texto y un E-mail donde me confirmaban los datos del auto (color, patente) y del chofer (nombre) y avisaba que ya estaba en camino. A los pocos minutos, otro mensaje me avisaba que el auto estaba ya en la puerta. En horario y con toda la información necesaria para sentirse seguro.

Les dijimos a las chicas que debíamos volvernos en subte, ya que la comida había superado el valor esperado y los presupuestos en los viajes hay que cuidarlos. Aceptaron con poca alegría y decidimos salir del restaurante. Las caras de sorpresa y los gritos de excitación al ver nuestra imponente limousine estacionada en la puerta despertaron a medio Manhattan.

IMG_2576

Ahí comenzó nuestra recorrida, en un interior que cambiaba de color, con un sistema de audio conectado por Bluetooth a nuestros teléfonos, y con la posibilidad de bajar la ventana del frente y hablar con nuestro chofer. Entre la música, los brindis y las vistas de la ciudad, la experiencia fue inolvidable. Lo único que nos faltó fue la posibilidad de que la limo tenga un techo corredizo, para poder disfrutar un poco más de la noche de verano y la vista de la ciudad. Bailamos, cantamos y nos creímos rock stars por un rato.

IMG-20150822-WA0003

A las 12 de la noche en punto, y tal como le pasara a Cenicienta, la última campanada nos devolvió a nuestro hotel y la carroza se convirtió en calabaza, pero los recuerdos de ese paseo serán imborrables.

IMG_2293

Finalmente, la empresa de transporte se manejó con profesionalismo en cada momento. Se comunicó para confirmar la dirección y avisar que estaba en camino o había llegado. El auto era tal cual lo habíamos contratado, limpio y en perfectas condiciones. Todos los servicios incluidos se cumplieron y el chofer tuvo la flexibilidad para adaptarse a lo que pedíamos, incluyendo dos paradas en distintos Mac Donalds para ir al baño J. Sin dudas, super recomendable y un programa para realizar en grupo.

Luxor Limo & Car Service: http://www.luxorlimo.com– T:866.998.4111

IMG-20150822-WA0007